Formulario de búsqueda

-
Lunes, 20 Marzo 2017 - 4:22am

Una revolución en falda se vive en Ciudad Rodeo

Mujeres víctimas de la guerra y la violencia intrafamiliar crecen con ayuda de lideresas.

Alfredo Estévez
Mujeres víctimas de la violencia se reúnen en el colectivo Mujeres Sembradoras de Paz, donde María Vargas (centro), de la asociación Mujeres Camino a La Paz, es la cabeza de esta iniciativa.
/ Foto: Alfredo Estévez

“Muchos maridos están en contra mía”, aclara de entrada María Vargas, 53 años, lideresa de la asociación Mujeres Camino a La Paz, del barrio Ciudad Rodeo, pues en su búsqueda de empoderar a las mujeres de su comunidad ha tenido algunos detractores.

En menos de tres años, logró reunir a más de 250 amas de casa que han sido víctimas de la guerra y han sufrido algún tipo de maltrato en sus hogares, para enseñarles sus derechos y mostrarles que hay más caminos y opciones diferentes a los quehaceres del hogar. 

Lograr que mujeres que no han terminado su bachillerato, o incluso ni siquiera la primaria, aspiren a seguirse capacitando para lograr mejores oportunidades laborales, es un de sus mayores orgullos, que la impulsa a no desfallecer.

Pese a que algunos hombres, como Jesús García, presidente de la junta comunal,  consideran su trabajo como una pérdida de tiempo y una manera inadecuada de proceder con las mujeres, ella continúa.

“¿Usted para qué estudia, para qué trabaja, si no sirve para nada¡”, son algunos de los reproches que han recibido sus pupilas por parte de sus parejas.

Sin embargo, gracias a los consejos de Vargas, las mujeres no han dado paso atrás, y algunas, como Jennifer Soler, 24 años, han replicado lo aprendido y se le midieron a crear sus propios grupos.

Soler lidera la asociación  Mujeres Víctimas del Conflicto Armado, una iniciativa que busca que las mujeres tengan más espacios de participación y capacitación en sus comunidades, y obtengan mayores medios y recursos para superarse.

Tanto Soler como Vargas luchan para que sus mujeres no solo reciban mercados sino también asistan a talleres que les permitan laborar en otros campos diferentes al hogar, como modistería, bisutería y marroquinería, entre otras.

“La señora María se preocupa mucho por nosotras... Nos trae mercados, y si no hay para todas, se rifa. También nos habla de todo el potencial que tenemos”, dijo Torcoroma Guerrero, una de las caminantes de paz.

Para lograr su cometido y fortalecer a sus mujeres, Vargas ha tocado puertas de organizaciones nacionales e internacionales como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), la  Agencia de Cooperación alemana (GIZ) y el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (Cpdh).

Como un estímulo a su entrega y al trabajo social, el pasado 7 de marzo  fue nominada al premio Mujer Cafam 2017, en Bogotá.

“Fue una experiencia bellísima, porque hay historias más duras que la de uno mismo”, explicó. “Ahí, uno se da cuenta de que no ha sufrido nada”.

Aunque con “nada” Vargas se refiere a la violación que sufrió cuando tan solo tenía 13 años, hecho que la convirtió en madre por primera vez. Y  a todo lo que tuvo que padecer al salir desplazada desde Bucaramanga hacia Bogotá, donde la guerrilla urbana reclutó a dos de sus cuatro hijos.

Tras este trágico episodio, y luego de que el Ejército rescatara a sus hijos, llegó a la capital nortesantandereana a construir un nuevo camino. Gracias a Corprodinco obtuvo un carro de perros con el que trabajó por seis años por las calles cucuteñas.

Fue en las calles, donde  al conocer las historias más desgarradoras de otras víctimas de la guerra, se dio a la tarea de trabajar en defensa de los derechos de esta población a través de la Asociación Sindical de Vendedores Ambulantes de Cúcuta (Asovicuc). Allí despertó su vena social.

En 2013, tras recibir uno de los 1.020 apartamentos que el Gobierno Nacional entregó a las víctimas en Ciudad Rodeo, y luego de que su segundo hijo falleciera por un tumor cerebral, decidió enfocarse en ayudar a los demás.

Empezó con charlas  que pretendían que sus vecinas sacaran todo su dolor hasta que pudieran canalizarlo y convertirlo en el motor que las impulsara a salir delante de una forma colectiva, para que todas fueran unas mujeres que caminan hacia la paz.

Anyelli Narvaez | Practicante de periodismo

La Opinión

@laopinioncucuta

Medio de Comunicación de los nortesantandereanos.

Publicidad

Comentarios

Publicidad


Publicidad

Judicial
Artículo

Tras un operativo en la vereda Chiquinquirá del municipio de Sardinata.

Ejército Nacional
Venezuela
Artículo

Aumenta el número de asesinatos cometidos por niños y jóvenes.

AFP

Publicidad

Cúcuta
Artículo

80 por ciento de las mujeres deportadas estarían ejerciendo la prostitución.

Archivo
Región
Artículo

Publicidad

Vida y salud
Artículo

Una dieta inadecuada puede tener consecuencias a largo plazo más allá de los número en una báscula.

En el Club del Comercio se llevó a cabo la Feria Kaplan. 

Luis Alfredo Estévez

Publicidad

suscripciones

Publicidad

Cúcuta
Infografía

Las pérdidas superan los $2.700 millones al año por agua no contabilizada.

‘Actualización de trastornos del sueño’.

Obando

Publicidad

Judicial
Galería de imagenes

El cuerpo voluntario de Bomberos de Cúcuta atendió la emergencia.

Mario Franco
Política
Artículo

William Villamizar Laguado celebró por partida doble.

Facebook

Publicidad



Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.