Formulario de búsqueda

-
Sábado, 17 Diciembre 2016 - 3:18pm

Se cumplen 30 años del crimen de Guillermo Cano

Asesinado a manos del cartel del narcotráfico de Escobar.

Cortesía El Espectador
Al momento de su muerte don Guillermo era el director del diario El Espectador. Su preocupación era un país mejor.
/ Foto: Cortesía El Espectador

Este sábado 17 de diciembre se cumplen tres décadas del crimen del director de El Espectador, Guilleremo Cano Isaza, a manos del cartel del narcotráfico que dirigía Pablo Escobar.  

Enero de 1944. Redacción del periódico El Espectador. Centro de Bogotá. Allí estaba parado, con su cartón de bachiller, el joven Guillermo Cano Isaza. Silencio en el recinto. Luis, su tío, quien era por ese entonces uno de los periodistas y pensadores liberales más reconocidos en la capital, se preparaba para hacer un anuncio. Como director del medio de comunicación, presentó a su sobrino: “Enséñenle lo que ustedes saben. No lo elogien, regáñenlo”.

Una libreta de apuntes, unos zapatos y una máquina de escribir. Guillermo Cano no necesitó nada más para aprender el oficio del periodismo. Salía a la calle, buscaba noticias en los juzgados, en las comisarías, en los espectáculos. La noticia podía estar en cualquier evento. Sin embargo, como lo cuentan los editores de El Espectador, no todos los textos eran recompensados con la publicación. Poco a poco fue formando su propio criterio periodístico.

Su primera crónica, publicada el 27 de junio de 1944, tenía que ver con las corridas de toros, un tema que le apasionaba. La llegada de la torera Concepción Cintrón Verill, conocida como Conchita Cintrón, fue un evento nacional. Guillermo Cano cubrió la noticia desde que la celebridad aterrizó en Bogotá hasta que se retiró de la plaza de toros la Santamaría. “Juanita Cruz está en Bogotá. Desea a toda costa igualar los triunfos de su colega Conchita Cintrón. Pero ésta, como Ortega, Garza y los novilleros, deben esperar a que la plaza de toros sea una verdadera plaza de toros, sin carpas y sin el olor de las fieras, que tanto aborrecen los cornúpetos”, escribía el joven Guillermo Cano.

Fueron suficientes tres años de aprendizaje para que fuera designado Secretario de Dirección y Redacción en El Espectador. Además de revisar la agenda diaria con noticias de actualidad, Cano impulsó el Magazín Dominical de El Espectador, donde se publicarían temas relacionados con literatura y cultura, otras de sus pasiones. En octubre de 1952, cuando Guillermo Cano tenía 27 años, su nombre apareció en las páginas de El Espectador como el nuevo director del medio, tras la renuncia de su padre, Gabriel Cano.

El nuevo cargo representaba objetivos complejos, que iban más allá de su propio desempeño. Él lo admitía. El sábado 6 de diciembre de 1952 tuvo que vivir un incendio en su lugar de trabajo. Y tuvo que reportar, además, cómo una horda de conservadores trataba de destruirlos; a él, a sus periodistas y a sus colegas del diario El Tiempo. Las casas de los dirigentes liberales Carlos Lleras Restrepo y Alfonso López también fueron un blanco de los manifestantes.

Más allá de las pérdidas materiales que dejó el incendio, el miedo y las amenazas, a los periodistas de la época les preocupaba la censura del entonces gobierno conservador. El ministro de Gobierno de ese entonces, Luis Ignacio Andrade, había manifestado abiertamente que una opción para que el país “volviera a la normalidad” consistía en suspender a los periodistas. El presidente encargado, Roberto Urdaneta, le pidió a Cano reportarle al Gobierno informaciones de orden público, editoriales, investigaciones criminales, fotografías, asuntos económicos y caricaturas.

La censura crecía a medida que pasaban los años. En junio de 1953, cuando el general Gustavo Rojas Pinilla alcanzó la presidencia, las medidas de control para los medios de comunicación se intensificaron. Guillermo Cano tuvo que afrontar una lucha constante por la libertad de expresión. A manera de ejemplo está el caso de Primo Guerrero, el corresponsal del diario en Chocó que fue encarcelado en mayo de 1954 por publicar un caso de corrupción. Cano, en ese entonces, envió mensajes de protesta a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), organización que lo respaldó en sus denuncias.

Como mediador entre los medios y el Estado, Guillermo Cano convocó una asamblea de periodistas en Bogotá. Con el apoyo de 130 delegados, el entonces director de El Espectador logró que Rojas Pinilla levantara la censura de prensa que había instaurado mediante el decreto del Estado de Sitio. Dicho decreto mereció la oposición rotunda de la Comisión Nacional de Prensa, presidida por Cano.

Sus palabras incomodaron a los Gobiernos de turno, a ciertos grupos políticos y a las mafias. El dominio de los carteles de droga no fue motivo de censura, en principio. En los años ochenta el director de El Espectador se mantuvo al margen del silencio y siguió con sus publicaciones. Su apuesta fue castigada por los narcotraficantes y en la noche del 17 de diciembre de 1986, cuando salía de las instalaciones del periódico, dos sicarios lo asesinaron. Un periodista de El Espectador, Rodolfo Rodríguez, lo vio morir: “Su rostro pálido no reflejaba ningún dolor, ni tristeza, estaba tranquilo, en paz como siempre vivió, mientras la vida se le escapaba por los agujeros de las balas de 9 milímetros”. El Estado, impotente, declaró muchos años después su caso como crimen de lesa humanidad.

En sus años como reportero, Guillermo Cano escribió un perfil sobre Luis, su tío, maestro y amigo.

Las palabras de Luis toman vigencia cada vez que se recuerda la partida de Guillermo Cano Isaza: “Por la puerta grande de El Espectador vi salir lentamente, cojeando de su pierna izquierda, la figura de Luis Cano. Su cabeza blanca sobresalía por entre la turbamulta. Me acerqué a él.

–¿Para dónde vas?
–Para Palacio...
–Permíteme acompañarte...
–No, Quédate aquí. En el periódico te necesitan...”

A don Guillermo Cano lo mataron el 17 de diciembre de 1986. Era un hombre crítico. En sus columnas escribía sobre paz, narcotráfico y derechos humanos.

Guillermo Cano sigue firme en la memoria

Si el periodista Guillermo Cano estuviera vivo, en estos momentos estaría intentando convencernos, en sus editoriales, de que debemos comenzar a ensayar la paz verdadera y duradera, y haría todos los esfuerzos por explicarle a la gente los beneficios de los acuerdos de reconciliación.

De esto está convencida Ana María Busquets de Cano, la viuda, cuando se cumplen treinta años del asesinato del periodista a manos de sicarios al servicio del narcotráfico.

Ella, columnista de origen catalán, presidenta de la Fundación que lleva el nombre de quien fuera el director de El Espectador en el momento de su muerte, cree que el mayor legado que dejó Guillermo Cano fue el ejemplo de cómo se debe ejercer el periodismo, con honradez y movido por un criterio de bienestar para la sociedad colombiana.

“Creo que sus ideas se resumen en una de las frases de su último editorial: 'Así como hay fenómenos que compulsan el desaliento y la desesperanza, no vacilo un instante en señalar que el talante colombiano será capaz de avanzar hacia una sociedad más igualitaria, más justa, más honesta y más próspera'”.

Ana María cuenta que, para mantener viva la memoria de su esposo, la familia se reúne cada año, el 17 de diciembre, día del triste aniversario, a recordarlo. “Hablamos de lo que él hacía. Les contamos a los nietos, que no alcanzaron a conocerlo, cómo fue, qué hizo, por qué fue un hombre importante para el país”.

Las palabras de Ana María Busquets de Cano se confirman en las de su nieta, María José Cano, periodista de temas judiciales de El Espectador. Es una de las integrantes de la familia nacida después del asesinato de su abuelo. Cuenta que en esas reuniones han aprendido acerca del ideario de Guillermo Cano, y también de sus gustos. “Sabemos que era un ser humano transparente. De blanco y negro, no de tonos grises”. María José aporta en la Fundación y, en ocasiones, acude a la entrega del Premio de Libertad de Prensa de la Unesco, en representación de su abuela.

La Presidenta de la Fundación Guillermo Cano, Ana María, aclara que en esas reuniones en las que se habla del periodista y del hombre de familia, “lo hacemos con un espíritu alegre; no triste. Como esa fecha está dentro de los días de preparativos de la Navidad, nos reunimos desde las horas de la tarde, vamos a misa en familia y, después, rezamos la Novena de Aguinaldos y cantamos villancicos. Al final, compartimos una comida”.

En la Fundación, uno de los mayores logros ha sido que el Premio Mundial de la Libertad de Prensa de la Unesco, lleve su nombre desde su creación en 1997. “Se conoce en 20 países de los cinco continentes”.

Colprensa

@Colprensa

Agencia de noticias de Colombia.

Publicidad

Comentarios

Publicidad


Publicidad

Judicial
Artículo

El capturado es conocido como ‘El Gato’ o ‘Daniel’ y presuntamente pertenece al Clan del Golfo.
 

Policía Nacional
Frontera
Artículo

Sería el segundo detonado contra un establecimiento comercial en menos de un mes.

Eilyn Cardozo

Publicidad

Mundo
Artículo

En el gigante de Sudamérica se han registrado más de 490 casos de la enfermedad. 

Archivo
Política
Artículo

Santos lo juramentó y le dijo que “sabemos que contamos con la persona correcta”.

Colprensa

Publicidad

Fútbol
Artículo

El delantero de 32 años ya tiene una estatua, un museo y un hotel con su nombre en Madeira.

AFP
Venezuela
Artículo

Los diputados expresaron su rechazo la sentencia del tribunal que despoja al Parlamento de sus funciones.

Tomada de Twitter

Publicidad

suscripciones

Publicidad

Fútbol
Artículo

El Consejo de la Fifa se reunió el jueves en Zúrich "y llegó a un acuerdo sobre la propuesta de reparto de plazas".

AFP
Mundo
Artículo

La astronauta supera el récord de la también estadounidense Suni Williams que sumaba siete.

AFP

Publicidad

Vida y salud
Artículo

Este trastorno mental puede provocar sentimientos de culpa o falta de autoestima.

Internet
Tecnología
Artículo

Máquina compuesta por un pilar central rodeado de tres cilindros que aprovecha el llamado efecto Magnus.

AFP

Publicidad



Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.